Elige tu idioma : Francés | Inglés | Arabe | Ruso | Español | Esperanto | Chino Mandarín | Neerlandés


A todos los
ciudadanos del mundo...


sensibilizados por los
problemas del agua.


Aquamalika parte del principio de que, desde hace miles de años, hay vida en los desiertos y que los conocimientos que sostienen esta forma de vida forman parte de tradiciones seculares.
Actualmente, gracias a Internet y otras tecnologías interactivas, las tradiciones seculares se pueden transmitir de unos pueblos a otros que no cuentan con esas tradiciones y en donde la desertización ha ganado terreno; o de una a otra región para enriquecer los medios de reflexión y de acción. Aquamalika propone apoyarse sobre lo que ya existe, como conocimientos tradicionales, seculares, naturales, humanos, locales... para resolver lo que se pueda de esta manera y propone también intercambiar estos conocimientos entre diferentes pueblos.

La misión de esta web es almacenar información. Para hacer atractiva esta puesta en común de conocimientos, se ha creado un concurso trienal a nivel internacional, dotado con un premio además toda la información recabada estará disponible en la Mediateca de la web puesto que creemos que no es necesariamente obligatorio pagar para disponer de agua.

Y lo que vale para los desiertos vale también para otros problemas relativos al agua en todo el mundo. Puesto que no sólo existe un problema de desertización y falta de agua, sino también problemas en la calidad del abastecimiento, a menudo ligado a la cuestión del tratamiento de aguas residuales (que deberían ser vertidas en alcantarillas). En los poblados y favelas de las grandes ciudades, la distribución de agua potable y el tratamiento de aguas residuales no están organizados de manera racional y controlada. Además en los lugares que han sufrido grandes catástrofes, como por ejemplo campos de refugiados o zonas afectadas por una inundación o un tsunami, los equipos de ayuda tienen no poco trabajo para evitar los riesgos de contaminación del agua, un bien tan perecedero y frágil. La contaminación se traduce en disentería, epidemias de cólera, muertes a gran escala, principalmente de niños.

Y los países ricos, a menudo ricos también en agua, la malgastan, sin darse cuenta a veces de que las capas freáticas no se recuperan con las lluvias ni al mismo ritmo que se consume el agua.

El mundo se preocupa de estos problemas organizando congresos internacionales donde se reflexiona sobre las cuestiones relativas a los grandes ríos, al reparto de agua entre países, asícomo proponiendo soluciones comerciales a menudo costosas para las regiones que carecen de agua.